Siempre trabajo a partir de la acción y en cómo esta deja su rastro en el mundo. Del legado del movimiento nace mi obra: siempre abstracta, sobria y austera. Los inicios de mi práctica artística se remontan en el arte urbano. Su naturaleza, libre y sin filtros, fuera del circuito comercial y sin afán conceptual, marcó profundamente la evolución de mi trabajo. En este entorno, la velocidad deviene esencial. Hacer frente a ella es lo que me obligó a alejarme de mi obsesión por la perfección y tener que buscar otro tipo de herramientas para poder agilizar mi trabajo. Así fue como descubrí el tiralíneas, un instrumento muy utilizado en construcción e ingeniería para trazar líneas rectas. Con él, más allá de poder desarrollar mis contundentes geometrías, descubrí todos los demás matices que le aportaba a mi obra: expresividad, inconstancia, aleatoriedad. Error, incluso. Además, poseía unas claras connotaciones que a día de hoy siguen definiendo mi sello: la austeridad y esa continua búsqueda de lo primario. Desde entonces mi trabajo pasa por experimentar con objetos poco convencionales y, a menudo, aparentemente mundanos. Del contacto o fricción de estos de donde salen los trazos expresivos que protagonizan mis pinturas.

Premios

Finalista Arts-FAD 2019, Museu del Disseny de Barcelona
Accèssit, Col·legi Oficial de Disseny Gràfic de Catalunya, 2018
Bronze Laus 2016 —  “Raw magazine”
Bronze Laus 2016 — “A-creixement”

Exposiciones

Màxima Rectitud, Solo show, Eina Barra de Ferro
El millor disseny de l’any, Museu del Disseny de Barcelona
MYBARRIO pop up d’estiu, Soho house
Bid-it event, Abaixadors 10
Artsy, Galeria Online
Artig Gallery, Galeria Online